“si tu habitas en mi... y yo habito en ti... ambos somos uno”

Servicios de Spa

Nuestro Spa


Nuestra sociedad ha evolucionado de tal forma que nos obliga a vivir a una gran velocidad. No nos permite reposar, vamos de casa al trabajo, del trabajo a casa, y no tenemos tiempo para relajarnos, para disfrutar de un tiempo para nosotros, para disfrutar en soledad o con los seres queridos. En definitiva, nuestra sociedad no tiene y no nos da tiempo para que dediquemos a nosotros mismos.

Adéntrese en un mundo de serenidad y placer en el spa del Complejo Namasté donde puede relajarse y renovarse.


Qué ofrecemos en nuestro Spa

Nuestro Spa ofrece beneficios a nuestros huespedes en los siguientes aspectos:

Mejora física: Gracias al tratamiento de un Spa, se consigue la relajación muscular, por lo que las dolencias de este tipo remiten y tienden a mejorar. Desde lumbagos, pasando por cualquier dolor de espalda, dolores musculares o torceduras de cualquier tipo, la mezcla de masajes y otros tipos de tratamientos, consiguen que el dolor y el malestar desaparezca. También, son claramente beneficiosos para problemas óseos, especialmente, para la artritis, que aunque no la eliminan, por ser ésta una dolencia crónica, sí consigue remitir el dolor y retrasar la expansión.

Mejora psíquica: El estrés es el mal endémico de nuestra sociedad, de una sociedad que se mueve a demasiada velocidad, y este estrés provoca dolencias psíquicas muy agudas. A través de un tratamiento en un Spa, la persona consigue centrarse en su propio cuerpo, en su propia mente, aislarse del exterior, por lo que se aleja de sus problemas del día a día y al sentirse cómodo y relajado, empieza a notar como su estrés, como su malestar psíquico y mental empiezan a remitir.

Mejora estética: Cuando estamos en un Spa, nuestra estética y aspecto exterior pueden mejorar considerablemente. Esta mejora viene motivada por diferentes motivos. En un Spa, nos sentimos mejor, más tranquilos, más relajados, más serenos y esta sensación de bienestar y tranquilidad se transmite de nuestro interior a nuestro exterior.